Diferencias entre Colchones Espumados y Resortados

 

Diferencias entre Colchones Espumados y Resortados

Uno de los principales motivos de malestar en colchones es la presión que siente tu cuerpo cuando se está acostado.
La incomodidad se hace sentir en los lugares en el cuerpo conocidos como puntos de presión y que, naturalmente, tiran y giran la posición de tu cuerpo para que puedas dormir cómodamente.

Encontrar un colchón que alivie la presión de estos puntos es la clave para conseguir el mejor sueño nocturno.

La mala postura y la tensión en la columna vertebral pueden causar dolores de espalda. Cambia tu colchón lo antes posible, si te levantas con dolor de espalda
COLCHONES RESORTADOS:
COLCHONES ESPUMADOS:
• Las estructuras resportadas son ortopédicas debido a que se ajustan a las curvaturas del cuerpo manteniendo la posición natural de la espalda.
• Las estructuras en espuma (cassatta) son demasiado firmes lo que hacen que la columna se mantenga recta, esforzándola a tener posiciones incorrectas e incómodas que generan dolor y giros involuntarios en la noche, ocasionando micro despertares e impidiendo llegar a un sueño profundo y reparador
• Disminuyen puntos de presión debido a que hay una distribución uniforme del peso.
• Los colchones en espuma producen calor debido a sus componentes químicos. El sudor que se pierde en la noche mientras descansamos es absorbido por este generando compactaciones obligando al cuerpo a tener malas posturas.
• Es el complemento perfecto en las concavidades que existen en el cuerpo como: cuello, tercio central y parte posterior de las rodillas ya que impide que el cuerpo quede en mala posición evitando dolores y problemas lumbares.
• Los colchones de espuma tienen una vida útil corta debido a la compactación de su material que no se recupera (baja resilencia) lo que lleva a generar molestias en la espalda.
• Gracias a los rellenos en fibra natural evitan que se acalore el colchón no permite que se absorba sudor y sobre todo lo mantiene fresco e higiénico.
• Los colchones de espuma debido a sus componentes químicos, generan gases tóxicos los cuales pueden generar alergias al usuario